Saltar al contenido

Dieta Mediterranea

dieta mediterranea

La dieta mediterránea se basa principalmente en los hábitos alimenticios de los países del sur de Europa, sobre todo en España con especial atención a los alimentos vegetales, el aceite de oliva, el pescado, las aves, las legumbres y sobre todo los cereales.
No existe una dieta mediterránea única, pero el concepto reúne tipos comunes de alimentos y hábitos saludables de las tradiciones de diferentes regiones, incluyendo Creta, Grecia, España, el sur de Francia, Portugal e Italia, aunque el país por excelencia es España, cuya gastronomía es envidiable para la dieta mediterránea

¿Conoces la dieta mediterránea?

  • En sí cuando hablamos de dieta mediterránea no existe como tal, sino que consiste en la diversidad de alimentos que consumimos.
  • La dieta mediterránea es una excelente manera de reemplazar las grasas saturadas en la dieta media americana.
  • Se hace hincapié en las frutas, las verduras, las carnes magras y los recursos naturales.
  • Tiene que ver con la buena salud del corazón, la protección contra enfermedades como los derrames cerebrales y la prevención de la diabetes.
  • La moderación sigue siendo recomendable porque la dieta tiene un alto contenido de grasa.
  • La dieta mediterránea debe combinarse con un estilo de vida activo para obtener los mejores resultados.

¿En que consiste la dieta mediterránea?

La dieta mediterranea consiste en consumir grandes cantidades de verduras como tomates, repollo, brócoli, espinacas, zanahorias, pepinos, pepinos, cebollas y
fruta fresca como manzanas, plátanos, plátanos, plátanos, higos, dátiles, uvas y melones.
Alto consumo de legumbres, judías, nueces y semillas como almendras, nueces, semillas de girasol y anacardos.
Granos integrales, como trigo integral, avena, cebada, trigo sarraceno, maíz y arroz integral.
aceite de oliva como principal fuente de grasa comestible, junto con las aceitunas, el aguacate y el aceite de aguacate.
El queso y el yogur como principales productos lácteos, incluido el yogur griego
cantidades moderadas de pescado y aves, como pollo, patos, pavos, pavos, pavos, pavos, pavos, salmón, sardinas y ostras huevos, incluidos los de gallinas, codornices y patos
cantidades limitadas de carnes rojas y dulces alrededor de un vaso de vino al día, con agua como bebida principal de su elección y sin bebidas aireadas y azucaradas.

Nutrientes de la Dieta Mediterránea

dieta mediterranea-2

Grasas saludables: Se sabe que la dieta mediterránea es baja en grasas saturadas y alta en grasas monoinsaturadas. Las pautas dietéticas para los Estados Unidos recomiendan que las grasas saturadas no deben representar más del 10% de la ingesta de calorías.

Fibra: La dieta es rica en fibra, lo que promueve una digestión saludable y reduce el riesgo de cáncer colorrectal y enfermedades cardiovasculares.

Rico en vitaminas y minerales: Las frutas y verduras proporcionan vitaminas y minerales vitales que regulan los procesos corporales. Además, la presencia de carne magra proporciona vitaminas como la B-12, que no se encuentran en los alimentos vegetales.

Bajo en azúcar: La dieta es rica en azúcares naturales en lugar de, por ejemplo, fruta fresca. El azúcar añadido aumenta las calorías sin valor nutritivo, está ligado a la diabetes y la hipertensión y se produce en muchos de los alimentos procesados que no se producen en la dieta mediterránea.

Es difícil proporcionar información nutricional precisa sobre la dieta mediterránea, ya que no existe una dieta mediterránea. Esto se debe al hecho de que están involucradas diferentes culturas y regiones.

Beneficios de la Dieta Mediterranea

La dieta mediterranea no es específicamente una dieta adelgazante, pero la eliminación de carnes rojas, grasas animales y alimentos procesados puede llevar a la pérdida de peso.

En las zonas donde se consumen alimentos, las tasas de mortalidad, las enfermedades cardíacas y otros beneficios son menores.

Aunque otros factores, como un estilo de vida más activo, pueden haber influido en este fenómeno, la disminución de la carne roja y el azúcar añadida se asocia con una baja incidencia de accidentes cerebrovasculares y enfermedades coronarias.

La investigación atribuye este aspecto a las grasas monoinsaturadas en la dieta mediterránea y al énfasis puesto en las frutas y verduras.

Protección contra las enfermedades

Los estudios han comparado los riesgos para la salud asociados con el desarrollo de ciertas enfermedades, dependiendo de la dieta de las personas. Las personas que han elegido la dieta mediterránea han sido comparadas con las que tienen una dieta americana o del norte de Europa.

Los resultados sugieren que los hábitos alimenticios mediterráneos ayudan a negar una mutación genética en particular que puede llevar a un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, especialmente si una persona es portadora de dos copias del gen.

En un estudio realizado en 2003, el vino y el aceite de oliva mostraron propiedades antioxidantes para proteger contra la aterosclerosis o el endurecimiento de los vasos sanguíneos. Se necesita investigación adicional para confirmar esta ventaja nutricional.

Un estudio italiano encontró una relación entre los antioxidantes y el contenido de fibra de la dieta mediterránea y una buena salud física y mental.

Diabetes

La dieta mediterránea puede ayudar a proteger a las personas de la diabetes tipo 2 y mejorar el control del azúcar en sangre.

Varios estudios han demostrado que los que siguen una dieta mediterránea tienen niveles de glucosa en ayunas más bajos que los que no la siguen.

Las pautas dietéticas para las personas con diabetes establecidas por la Asociación Americana de Diabetes (ADA) son muy similares a las de la dieta mediterránea.

Dieta Mediterranea 1